Guarda y custodia

La guarda y custodia es una de las funciones implícitas en la patria potestad, que como consecuencia de la ruptura de la pareja, puede pasar a ser ejercida únicamente por uno de los progenitores –ej. el que se quede con los menores, decidirá acerca del ejercicio ordinario de la patria potestad: educación, alimentos, administración ordinaria de sus bienes...- o por ambos –custodia compartida-, o incluso se le puede encomendar a otros parientes.

Las decisiones generales o extraordinarias corresponden al ejercicio conjunto de la patria potestad sobre los hijos, que es un derecho de ambos progenitores.

¿Qué modalidades de guarda y custodia existen en la actualidad?
1. Guarda y custodia por uno solo de los progenitores.
2. Guarda y custodia compartida.
3. Guarda y custodia encomendada a otros parientes.

¿Quién va a determinar que cónyuge –o los dos- ostentará la guarda y custodia de los menores?
1. Los progenitores de mutuo acuerdo en el convenio regulador de su separación o divorcio.
2. El juez cuando no lleguen a un acuerdo los progenitores.

¿Qué criterios se van a tener en cuenta para otorgar la guarda y custodia?
En todo momento va a primar el interés del menor. Los Tribunales analizan en cada caso concreto con quien de los progenitores va a estar mejor el menor, teniendo en cuenta las circunstancias concurrentes que surgen en las crisis familiares. Además se tendrán datos objetivos como:

1.- Dedicación pasada a la atención de los hijos. Quien ha llevado a los niños al colegio, al médico.
2. Disposición horaria para hacerse cargo de los hijos. (Ej. Quién tiene mejor horario de trabajo o jornada reducida...).
3. Opinión de los hijos menores (Ej. Es obligatorio oír a los hijos cuando tienen suficiente juicio y siempre a los mayores de 12 años). Aquí debemos destacar la importancia de los informes psicosociales practicados por profesionales adscritos al Juzgado.
4. Situaciones de riesgo para los menores por enfermedad, toxicomanía o alcoholismo de un progenitor...

En caso de otorgar el juez la guarda y custodia a ambos progenitores está podrá desarrollarse por periodos alternos, siempre que no se produzca una alteración perjudicial en la vida del menor.

Cuando los propios padres no pueden ejercer debidamente los deberes inherentes a la patria potestad sobre sus hijos, pero si existen otros familiares que pueden asumirlos en condiciones idóneas puede atribuirse a favor de estos.

En el caso de no existir familiares, parientes o allegados que puedan asumir la custodia de estos menores, se le encomendará su tutela a una entidad pública.

¿Se puede modificar el régimen de custodia otorgado anteriormente?
Sí, cuando hayan variado sustancialmente las circunstancias tenidas en cuenta para el establecimiento de dichas medidas definitivas.
NOEMÍ GONZÁLEZ FRÍAS · ABOGADOS
Dirección:  C/ Torrenueva 31, 3º Izda50003 Zaragoza (Zaragoza) · España, Movil: 600 560 680Email: gonzalezfrias@reicaz.com

Safe Creative #1702070261761

AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información